Monday, April 27, 2009

Serpientes y ángeles de mi ciudad, MARIÉ, Cuba...


Todo pasa, así como están pasando las horas este momento; la memoria siempre va y viene al lugar del comienzo, al lugar del fin, siempre. Yo me estoy preguntando qué será de Marié la amiga, con quien tanto compartí poemas y fotos, cartas y otras tantas cosas en el recorrido de la vida. Hoy tropiezo con archivos guardados y estos poemas; no deseo que sigan engavetados y los comparto con los amigos, los que alguna vez dejan sus pasos por aquí, estos días difíciles para un país que cada vez se nos hace casi imposible reconocer. ¿Será que Marié está en España? ¿Se habrá ido? La última vez que conversamos fue el 2005 en Diciembre, yo estaba en La Habana y escuché su voz cuando me dijo que estaba enferma...yo no lo sé. La llamé desde el Taller de Artes Gráficas, ese tiempo...

TC.

PD: Una foto que me envió con una dedicatoria muy especial, será la que elija para estas breves palabras.



MEMORIAS DE REPTIL


La voluptuosidad de mi cuerpo ardiendo lentamente,
Reverberando bajo los rayos del sol
Contra la blanda arena.
Estirarme perezosa y volver la otra mejilla...

La increíble, inagotable sensación de subir,
Trepar, escalar,
Todo lo que sea subible o trepable o escalable,
Siempre hacia arriba, rumbo al cielo...

La piel pegada a la corteza vegetal,
Su rugosidad arañando mi carne,
La soledad de las ramas más altas,
De nuevo el sol que nos calienta...

El amor por tenderme a dormir en las piedras,
El placer por huir, por ocultarme,
Por mutar de envoltura si es preciso.
El infinito goce de enroscarme...

El saber apretar los anillos hasta el fin,
El engullir lentamente,
La digestión demorada de la presa,
Ese balanceo inconsciente cuando escucho un solo de flauta...

La incansable búsqueda del veneno del saber,
El no haber aprendido a guardar secretos,
La pasión por las manzanas,
El querer jugar a ser Dios...

Mil detalles como estos
Me confirman que un día fui serpiente.



SER LA SERPIENTE


Si pudiera regresar al Edén
A pesar de los ángeles y sus espadas de fuego
Y se me diera a escoger qué personaje encarnar en la tragedia,
Quisiera ser la serpiente.
Conocedora de los secretos de la fruta prohibida,
Lasciva en su mansa postura de espectadora del pecado,
Prefiero ser la serpiente,
Que amó a Eva en su prístina belleza,
A Adán en su tonta inocencia
Y probó a Aquel que no nos atrevemos a nombrar,
Que todos somos falibles,
Cuando hizo al hombre poseer el objeto de su deseo
Fundido a la medida de sus más umbrosas fantasías.

Quiero, sí, ser la sabia serpiente,
Porque sin ella no habría historia que contar,
Más allá de un jardín abúlico,
Semejante a una pecera de peces aburridos.

Sería, definitivamente, ese monstruo antiguo,
Retador del Divino Alquimista,
Que vio partir, cabizbajos, a los amantes,
Y a Dios marchar a su exilio, allá arriba,
Tratando de olvidar los labios de su Eva.

Porque, no sé si lo recuerdan
- a veces estos detalles pasan inadvertidos -:
Ella quedó, sonriente,
Viéndolos retirarse de la escena,
Eternamente invasora,
Propietaria definitiva,
Del Jardín que todos añoramos.



EL BESO DEL ÁNGEL


Ignoro por qué magia del destino
Me vi, ayer, de pronto,
Flotando sobre el mundo.

Inundada de cielo infinito,
De monte totalitario,
De la pureza del mar en calma,
Lloré, regresando a la inocencia.

En medio de un Renacer
Sin edad, rostro o fortuna,
Sentí crecer en mis espaldas,
Aquel par de alas que presté un día
O que quizás dejé olvidadas.

Retornando ahora,
Para recordarme que allí,
Donde el mar acaricia
Los pies desnudos de la Tierra.

Una vez,
Hace tiempo,
Fui besada por un ángel.


LUCES Y SOMBRAS

La Habana, cuando anochece
Es bella como nunca.
La noche habanera es especialmente cálida,
Sus calles se tornan silenciosas, vacías,
Mas si nos acercamos al mar,
La brisa nos trae voces de leyenda,
Gritos de náufragos,
Cantos de sirenas.

La Habana de noche,
Cuando hay luz
Es una fiesta.
Es mi París, mi Londres, mi Venecia.
Es las farolas mortecinas,
Los portales vigilados,
Los pasos sigilosos del ladrón de besos,
Los anuncios donde siempre faltan letras
Iluminando tantas tendederas.
Es la alegría de estar vivos,
De celebrar sin tener necesidad de más pretexto que
La música que escapa de una ventana,
Ensordeciendo el acelerado paso de las horas.

La Habana de noche,
Cuando no hay luz,
Depende de las fases de la Luna.
Es mi reino encantado,
Mi Nunca Jamás,
Mi Oz, mi Ofir,
Mi Vía Láctea,
Sinfonía de sonidos en misterio,
Pálidas luces en el interior de las casas,
Provenientes de quién sabe cuántas velas,
La búsqueda del sueño que se niega a visitarnos
Mientras las horas parecen detenerse.

La Habana, al caer la noche,
Entre luces o en penumbra,
Es salir a los balcones,
Con esa taza de café que nos compensa del cansancio,
Huyendo del calor,
A contemplar caminos trazados por estrellas fugaces
Olvidando casi siempre,
Que debíamos haber formulado aquel deseo:
“Por favor, Dioses que rigen mi destino,
No me aparten nunca de ella”.

MARIÉ ROJAS TAMAYO

10 comments:

Gabriela said...

Teresa, aunque no me veas, paso seguido por tu casa, miro por la ventana y está todo tan quietito, que sigo, imaginando que como a muchos la voragine nos mete en un reloj y a todo lo transforma en tiempo sin tiempo.

Bellísimos poemas, profundos, siempre mutando. Me tomé el famoso tiempo de un sorbo y busqué más por allí, MUY BUENOS, para que veas que busqué, cumple años el 23 de mayo, dentro de poco y aparecen artículo en el 2009, lo que no encontré es una dirección...

Besotes mil, Gabriela.

teresa coraspe said...

Gracias Gabriela, sé que siempre estás pendiente, y es cierto, a veces me quedo estática sin volver el rostro hacia los poemas que tango giran a mi rededor. Saber que estamos, que andamos este sendero es una alegría. Felicitaciones por el Programa que me hiciste llegar en mi correo...¡si pudiera!, que todo te quede como lo mereces, amiga.
Un abrazo desde aquí. Tere.

Pedro Pablo Pérez S said...

¡Que pena! Como me gustaria conocer a Marié y poder decirle que también yo, a veces me he sentido serpiente. Y que su Hanana, mi Hanana, también es mi Londres y Paris...y el centro mismo de mi propio universo.

Bello tere, bella poesia... investigaré sobre ella como hizo nuestra amiga Gaby, a quien como tú le deseo lo mejor.

Abrazos a las tres(incluyo a Marié)

teresa coraspe said...

¡Qué bueno es que tanto tú como Gabriela, siempre anden por aquí!
Sí, Pedro, ¡qué pena!, cuando los amigos se nos pierden y uno no sabe más de ellos y uno vuelve a leer las cartas y se da cuenta que, en la memoria siempre están como el primer día. Gracias por venir a este camino, lástima que no pueda brindarte una tacita de café, pero recibe un gran abrazo en el tiempo. Tere.

Juan Guerrero said...

interesante escritora, teresa. revisé algunos datos de ella, marié rojas tamayo, y resulta que además de escribir poesía es escritora de textos para niños y jóvenes. estaría interesado en hacer contacto con ella. si puedes, porfa, envíame alguna dirección donde ubicarla. abrazos en la distancia. pronto iré a ciudad bolívar.

teresa coraspe said...

Juan: Creo que no leíste mis palabras porque no me dirías que te diga dónde ubicarla...Ojalá yo lo supiera, creo que debe estar en España si logró salir de La Habana. Un abrazo y gracias por tu visita. Teresa.

Amargos de Mandarina said...

Teresa afortunadamente para nosotros, los lectores, te tropezaste con estos poemas en tus archivos guardados. Marié demuestra una fina sensibilidad para las letras. Enhorabuena el tropezón.
Amargos,

guijarroamatista said...

tú pensango en ser serpiente y yo pensando en que soy águila en donde tocar el cielo con mi vuelo, sinembargo me he sentido identificada co tu poesía, es sincera en su verbo y llena de contrastes.
tengo la suerte de conocer Venecia, París y te aseguro que me muero por conocer la Habana, por el gran atactivo que tiene, pero megustaría ir cuando todos los caníbales hallan pasado a mejor vida, tal vez porque yo viví una España llena de miseria y sé que todos nos merecemos vivir en auténtica libertad, el día que Cuba sea libre será le repera, enhorabuena por tus poemas desde España Antonia

teresa coraspe said...

Amargos de mandarina y Guijarro: Disculpen lo tarde en responder; gracias por pasar por esta avenida llena de contradicciones pero también llena de amor por la vida. ¡Vaya que me gustaría saborear un buen vino como lo hacen los verdaderos corruptos de mi país!, luego hablan de sociedad igualitaria, ¡cuentos que ya la gente de la Unión Soviética se saben de memoria, y por supuesto de Cuba!, pero aún, si yo pudiera hacerlo, a ese costo, es una vulgaridad y mucho más para quien supuestamente anda en misión del gobierno. Yo soy burguesa, pitiyanqui, y de la CIA, es que aquí la gente de la Oposición tiene este "mote" o sobrenombre. Ahora nos quieren quitar el derecho a decir, a pensar, a reflexionar y a vivir en libertad, ¡qué vaina de gobierno! ¡qué hipocresía! ¿Nos acostumbraremos nosotros a callar? Yo no lo creo; ¿A vivir sin libertad?, tampoco. Mientras, disculpen este blog tan disparatado: tiene alma y cerebro: alma para sentir; cerebro, para pensar y ahora recuerdo algo que oí hace poco y no sé donde: "Cualquiera puede tener derecho a ser imbécil, pero no tiene derecho a creer que todos somos imbéciles". Sí, porque gato por liebre, no señores; no es tiempo de confundirnos tanto. Disculpen estas palabras, debe ser el cansancio de existir y ver morir un país. Teresa. Pueden escribirme a: teresacoraspe@hotmail.com o Gmail y Yahoo, el mismo nombre,por supuesto. Hasta que pueda volver y esta máquina no sea una bloqueadora de ideas.

ESTRELLA FRESNILLO-DIAZ said...

teresa,vuelvo a saludarte en una noche lluviosa, y puede leer con calma todos o casi todos los poemas de teresa en el tiempo y despues marie con su poema a mi habana,nuestra habana(cortes y otras naos salieron de la habana descubrir otros mares y tierras)por la florida cruzaron y tambien descubrieron y somos todos hilos de la memoria y el deseo de volver a verlo todo para redescubrirnos hijos de toda america desde cualquier mar y gotas de lluvia retornando a nuevas nubes...
Flores de julio para tere