Wednesday, December 15, 2010

Tango final por navidades, Harold Alvarado Tenorio (Colombia)




Fue aquel verano es cierto.
Bien lo has dicho.
En Praga hizo esos días
un sol inagotable,de Junio,
y tú, con tus 20 cumplidos
mentías por la diestra
y la siniestra
a todo el respetable.
Hubo que verte con los suéter chillones

y el vaquero rapé
que decías lograste
en una almoneda de Salamanca
a precio de Zara o de Oro,
hubo que verte,
o cuba o beodo o borracho
noches y semanas
repasando un destino perdido.
No hubo, hoy lo sabemos,futuro para ti.
Toda belleza acaba y pronto,
dijiste entonces.
Estos días, en Cartagena de Indias,
vi un despojo que venía de Eckenforde
y creí eras tú,tú, aquel mismo
que en un hotelito de la Calle U Obecniho Dvoratodo
un estío amó
incluso hasta entretiempo
a quien le había adorado
en plena juventud.
Oh días con sus noches
de la Praga de Dubček
esperando, con champán en las manos,
un cambio en nuestras vidas.
Todo se esfumó en una noche.
Mientras los tanques rusos ocupaban las calles
nuestro amor se hizo trizas
en un vagón de pompas
camino de Berlin.
Ay Brando, Brando, Brando
chillaba Maria Schneider
al salir de aquel piso,abandonado y solo
de último tango a Parigi.

Harold Alvarado Tenorio

Sunday, December 12, 2010

CARTA II, POEMA DE IDEA VILARIÑO (Uruguay)


Leyendo poemas este día, del libro de Idea,( hermoso nombre por cierto); poema que no está en "En lo más implacable de la noche", ganador del Premio de Poesía José Lezama Lima, Casa de las Américas, 2005. Por azar lo encontré buscando la biografía de Juan Carlos Onetti de quien por más que se quiera, no logro separarlos. Porque siento su respiración en las hermosas poesías de esta poeta que supo serlo con la vida, con la sangre y con todo el esplendor de la palabra poética.


CARTA II (Poema)

Estás lejos y al sur
allí no son las cuatro.
Recostado en tu silla
apoyado en la mesa del café
de tu cuarto
tirado en una cama
la tuya o la de alguien
que quisiera borrar-estoy pensando en ti
no en quienes buscan
a tu lado lo mismo que yo quiero-.
Estoy pensando en ti ya hace una hora
tal vez media
no sé.
Cuando la luz se acabe
sabré que son las nueve
estiraré la colcha me pondré el traje negro
y me pasaré el peine.
Iré a cenar
es claro.
Pero en algún momento
me volveré a este cuarto
me tiraré en la cama y entonces tu recuerdo
qué digo
mi deseo de verte
que me mires
tu presencia de hombre que me falta en la vida
se pondrán
como ahora te pones en la tarde
que ya es la noche
a ser
la sola única cosa
que me importa en el mundo.

Friday, December 10, 2010

EL RECREO, relato de MERCIS MARTÍNEZ. (Cd. Bolívar-Venezuela)





El Recreo
Si hoy me peinara de esta forma lograría que me mirara. Hoy en mi lonchera llevo solamente un jugo y quiero dárselo. Al menos estaré cerquita, otra vez. Su cabello olía a leche condensada y era negro, negro. Me hacía cosquillas en la nariz, ella no se daba cuenta. Estaba distraída tomando el jugo. Estábamos sentados, era pleno recreo y todos corrían hacia todos lados. Jugaban gomita pero yo no iría esta vez. Aún le faltaba medio jugo. Cuando estaba sentada no se notaba la diferencia, pero cuando caminaba su cojera la notaba hasta el tuerto del bedel. Otra vez ese olor a leche condensada. Me había contado que venían de Ocumare de la Costa. Su papá dijo que no había bebido, pero entonces como no ver el camión de cerveza que venía de frente. De ese accidente solo su pierna y una cicatriz en la quijada. Y comenzaban a joder los chamos otra vez. No estaba enamorado, pero tampoco quería jugar gomita. O es que hay que tener más de nueve años para entender esa pendejada. Cuando me pongo molesto digo groserías, pero el olor a leche condensada no dejaba irme a agarrar a pelear. Sí, era bonita. Muy bonita, su pelo era negro, negro. Todo el cuarto grado me la había pasado junto a ella todos los recreos. Le regalaba uno de mis yukipak, mi mamá metía siempre dos por si le faltaba a alguien y a ella, siempre le faltaba. Como le faltaba un par de zapatos. El pie que no cojeaba lo tenía gastado. Qué digo, el zapato. Siempre le digo pie a los zapatos y ojos a los focos de los carros. Nada más por eso me llevaron al psicólogo. Temían fuera un retrasado. La doctora me regaló una chupeta y me dio un beso en la mejilla, luego de decirle a mamá que tenía un CI / 100. La alegría de mamá me hizo cederle la chupeta. El Yukipak dura tan sólo diez minutos mientras ella me revela cómo es que viven en el escalón cuatrocientos treinta y dos de El Cementerio. Se baja rapidito cuando los tiros vienen desde arriba. Pero subirlos cargando tobos llenos de agua es más complicado. Imagino. Qué tanto puede cargar esta firifiri, que se la lleva un estornudo. Mi peinado le gustará. No me gustó que riera con la gelatina que mi mamá había echado en mi cabello la semana pasada. Solo traigo un YuKipak, pero esta vez traje dos pitillos. CI/100. Ella no había hecho la fila esta mañana antes de cantar el himno. Era raro no verla. El tiro bajó desde diez escalones más arriba, se encajó en su espalda. Nos hicieron bajar a todos al patio y el minuto de silencio que pedían, se hizo larguísimo en mi pecho. Aún no deja espacio para algún ruido que no sea el sonido que hacía al sorber del pitillo el jugo de mi Yukipak.

Tuesday, December 07, 2010

UNA MUJER DE CAL, poema de teresa coraspe




Yo voy siendo una mujer de cal
una mujer de arena
una mujer sin sol
una mujer/
que ha roto todos los espacios
para buscar tu rostro
en los escondites de la luna
y mirarte en los reflejos
que la noche permite
Yo soy una mujer carcomida
por la sal de la espera
una mujer de sombra y atadura
Soy quizás lo que no sabes que soy
y tampoco yo sé
sólo sé que espero la última gota
amarga de la desesperanza
estas copas de vino vacías
así como tus brazos azules y lejanos
y mi cintura ceñida en el silencio
boca mía amarrada al borde del vacío
cuarteada sin tus besos
una boca que no puede pedir
porque sabe hasta donde
le es permitido decir
Una boca cerrada con las llaves perdidas.

Domingo, 5 de Diciembre, 2010
11,15 pm

Friday, December 03, 2010

NALÚA SILVA MONTERREY,


"Poder, Parentesco y Sociedad entre los YEK ´ WANA de los ríos Caura y Erebato"


Es un honor de la Guayana, del país y del mundo, esta mujer guayanesa: NALÚA SILVA MONTERREY. En su trabajo pudimos apreciar el grado de amor, unido a la observación minuciosa que es patrón ineludible del investigador. En realidad, catalogar quién es o no, escritor, es tarea difícil; prefiero contar entre los escritores a personas que se dedican con fervor al arte de la escritura, que sea su oficio y que también tengan un pensamiento amplio en relación al arte y las artes en general; es decir, un humanista en todo el sentido de la palabra. Trabajar con el duro oficio de leer libros y más libros, hasta que los ojos te sangren, no es nada fácil. No es sólo, como algunos lo hacen, decir que el árbol tiene hojas verdes como los ojos de su amada, en esto no hay creación ninguna, tampoco metáforas, es decir, son palabras vacías de contenido. El arte literario es otra cosa, es transformar la realidad en otra que no es, pero se le parece. Esto es para detenerse en un interminable diálogo o monólogo, (cualquiera de los dos), no importa. Creo que Nalúa es una escritora por la dedicación en el duro oficio y arte de escribir; por su visión humanística ante la vida; por la pasión y el amor que pone en lo que hace y en lo que realmente cree. No hay diferencia, así, somos un poco los poetas, trabajamos la palabra y borramos hasta dejar la huella que realmente necesitamos para transmitir. Así es Nalúa con sus indígenas, busca la huella, el entorno social, su ambiente para regalarnos el sueño de las aguas, entre las verdes montañas de la Guayana, que tan mágica es. Así perfila su visión de Antropólogo que va mucho más allá de los huesos, para darnos la carne viva de esos seres que deambulan las tierras de nuestros orígenes; antepasados que aún perviven en el invierno de los tiempos. Así es Nalúa un poco como decir Guayana.Teresa Coraspe.


la Antropóloga Nalúa Rosa Silva Monterrey, por carambolas caraqueña (18 de febrero de 1962) e hija del buen amigo René Silva Idrogo y de Virginia Monterrey, ha cabalgado sobre los lomos del Caura en una curiara, sencillamente se le ha perdido. Estudió Primaria y Secundaria en el Colegio de las Nieves de donde egresó con el más alto promedio de un bachiller para todo el estado Bolívar. Se va un año a Inglaterra donde aprende inglés y luego a México a la Escuela Nacional de Antropología e Historia de donde egresa en 1986 con las máximas calificaciones y el Premio Juan Comas a la mejor tesis de Antropología del año. En 1989, se traslada aFrancia donde se especializa en Antropología Social y Etnología y también obtiene su doctorado en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Socialesde Paris en 2007. Es que Nalúa Silva Monterrey siempre se ha graduado con máximos honores. Es profesora de la UNEG desde 1994. En 1995 funda, junto con su compañero de vida Alexander Mansutti, el Centro de Investigaciones Antropológicas de Guayana. Tiene más de 25 obras publicadas sobre los indígenas de Guayana, siendo la más reciente “Poder, Parentesco y Sociedad entre los Yek´wana de los ríos Caura y Erebato”, con la cual concursó para su Doctorado en París (Francia). Coordinó el estudio prospectivo de la UNEG para Ciudad Bolívar y forma parte del grupo “Ciudadanos de Angostura”colaborando activamente en una propuesta para el desarrollo de CiudadBolívar. Un honor ser amigo de tan insigne ciudadana angostureña, cuyo nombre lleva un Caño del río Caura como un tributo del pueblo Yek´wana, así como el haber compartido esta semana la presentación de su reciente libro en la Casa de las Doce Ventanas. Nalúa en portugués y en gallego significa Luna.

Datos enviados por el Dr. VÍCTOR MEDINA SILVA a nuestro correo electónico.

Tuesday, November 16, 2010

Premio CEPOS, de la libertad a YOANI SÁNCHEZ



(Noticias internacionales)

La disidente cubana y autora de un influyente blog Yoani Sánchez fue galardonada el martes con el premio CEPOS de la libertad por su exigencia de la libertad de expresión, pese a las amenazas de encarcelamiento, anunció la página web de esta independiente organización danesa.
Con su blog 'Generación Y' (
www.desdecuba.com/generacionay), Yoani Sánchez, que nació en Cuba en 1975, "exige el derecho de ejercer su libertad de expresión en sus críticas sobre las condiciones actuales en Cuba", estipula el CEPOS (Center for Political Studies).
Se arriesga a años de encarcelamientos "al igual que otros cubanos que se atrevieron a emitir la más mínima crítica contra el régimen comunista", sigue el CEPOS, que justifica la atribución de este premio por una suma de 300.000 coronas danesas (alrededor de 40.000 euros).
"Pese a enormes sacrificios personales, Yoani Sánchez ha demostrado una valentía sorprendente al expresar su opinión personal y honesta a propósito de la sociedad en la que vive actualmente", afirma el director del CEPOS, Martin Aagerup.
"Sola y pagando el precio de una gran inversión personal, logró mantener la atención sobre una de las dictaduras más asfixiantes del planeta", añade Aagerup, quien, según la web, se reunió con Yoani Sánchez en Cuba esta semana.
Lanzó su blog "Generación Y" en 2007 y, traducida a 15 idiomas por voluntarios, logró rápidamente una notoriedad a nivel local y mundial, hasta tal punto que el gobierno cubano decidió prohibir el acceso desde los terminales públicos de la isla, subraya el CEPOS.
El CEPOS (
http://www.cepos.dk/) fue fundado en 2004 por empresarios, intelectuales y personalidades del mundo de la cultura danesa. Se describe como un "think tank" que quiere "promover una sociedad basada en la libertad, la responsabilidad, la iniciativa privada y un gobierno reducido".

Sunday, November 14, 2010

Las almohadas de Irma Antonorsi...



Las almohadas de Irma, una visión personal de teresa coraspe.


No sé si entro en la lluvia, en la nieve, o mucho más allá: en las nubes o en los fulgores de lunas blancas. Es que estoy mirando esos cuerpos sólidos y blandos, salidos de las manos de Irma Antonorsi, ceramista que, busca encontrar en ese color mágico las formas precisas por donde su imaginación la lleva; quizás ir al encuentro de la pureza, entre la muerte y la vida; esa blancura exquisita, esas almohadas suaves al ojo que las mira, listas para del descanso porque incitan al que observa, al sueño, y no sólo al sueño del dormir, sino al sueño del que está verdaderamente despierto, y es a quí, en este despertar donde el alma reposa y es la que en verdad mira en estado de éxtasis las formas creadas que, van perfilando y definiendo una posición ante la vida a través del arte. Irma, crea pureza, ilumina los objetos de una luz magnífica y sabe el recorrido que le toca fundar a través de sus manos afincadas a la tierra. Nace Irma en Panamá, nacionalizada venezolana, país donde reside desde hace varios años. Aquí la vemos con una de sus obras, lamentablemente no son las almohadas, pero es su creación la que conforma un todo.

Teresa Coraspe.


Trayectoria Artística

Exposiciones Individuales

“Piedras sobre piedras”. Sala de Arte Sidor. Puerto Ordaz. Estado Bolívar, Venezuela 2003
“Cotidianidad Petra”. Galería Natura. Porlamar, Estado Nueva Esparta. Venezuela.
“Monografía # 2” Piedras. Galería Artepuy. Caracas, Venezuela. 2004

Exposiciones Colectivas

2010
“Transformación”. Exposición colectiva de cerámica y escultura. Sala de Arte Sidor. Puerto Ordaz, Estado Bolívar. Venezuela
“Guayanitud Refulgente”. Muestra Colectiva Dia Internacional de la Mujer. Salón Galería Baobab. Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela

2009
“Salón Regional de Arte Unexpo.” Ecomuseo del Caroní. Puerto Ordaz, Estado Bolívar. Venezuela
“Colectiva Galería A Priori”. Ciudad de Panamá.
“Enamorarte”. Hotel Intercontinental Guayana. Puerto Ordaz. Venezuela

2008
“Feria Iberoamericana de Arte.” Galería Templarios. Hotel intercontinental Tamanaco. Caracas, Venezuela
“Edición Cerámica 2008”. Galería Templarios. Caracas, Venezuela

2007
“Visiones”. Centro de las Artes. Ciudad Bolivar, Venezuela
“1a Muestra Pequeño Formato Unexpo”. Universidad Nacional Experimental Politécnica “Antonio José de Sucre”. Puerto Ordaz. Estado Bolívar. Venezuela.
“7 Velada Santa Lucia”. Santa Lucía, Maracaibo, Estado Zulia. Venezuela
“Premio Municipal de Artes Visuales Salón Juan Lovera”. Banco Industrial de Venezuela, Caracas, Venezuela
“XXXIV Salón Nacional de las Artes del Fuego”. Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo, Venezuela

2006
“Elit-Tile”. Museo de la Cerámica Contemporánea. Santo Domingo, República Dominicana.
“XXXIII Salón Nacional de las Artes del Fuego”. Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo. Venezuela
“Autonomía y Desplazamiento”. Obras de la Colección del Banco Mercantil.(Itinerante) Museo de Miranda. Los Teques, Estado Miranda. Venezuela
“13 Mujeres, 13 Artistas.” Edif. Antigua Cárcel. Ciudad Bolívar, Venezuela
“1a Bienal del Agua”. Mirador Angostura. Ciudad Bolívar, Venezuela
“Pluralidad y Variedad. XX Aniversario” Taller Escuela Arte Fuego. Casona Anauco Arriba. Caracas, Venezuela

2005
“Cerámica Extrema”. Galería Spazio Zero. Caracas, Venezuela
“El Vuelo de la Rosa”. Galería Sotage. Puerto La Cruz, Estado Anzoátegui. Venezuela.
“Arte Venezolano del siglo XXI, Homenaje a Jesús Soto”. Museo de Arte Contemporáneo Jesús Soto, Ciudad Bolívar. Museo Jacobo Borges, Caracas, Venezuela.
“TransAcción”. Galería El Espacio. Caracas, Venezuela.
“II Salón de Artes Visuales Universidad de Oriente Bolívar”. Edif. Antigua Cárcel. Ciudad Bolívar, Venezuela.
“Mujeres en Angostura”. Dirección de cultura de la Gobernación del Estado Bolivar. Edificio Antigua Cárcel. Ciudad Bolívar, Venezuela.
“Encuentro”. Edif. Antigua Cárcel. Ciudad Bolívar, Venezuela

2004
“Barro de América, 5a edición”. Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez. Maracaibo, Estado Zulia. Venezuela
“Matiz-es”. Sala de Arte Sidor. Puerto Ordaz, Estado Bolívar. Venezuela
“Premio Municipal de Artes Visuales Salón Juan Lovera”. Caracas, Venezuela
“XXXI Salón Nacional de las Artes del Fuego”.Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo. Venezuela

2003
“XXX Salón Nacional de las Artes del Fuego”. Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo.
“Perfiles”. Instituto Superior de Artes Visuales Armando Reverón. Ciudad Bolívar, Venezuela
“Inauguración Sala de Arte Mara Vitanza”. Asociación Civil Artes del Fuego “Mara Vitanza”. Ciudad Bolívar, Venezuela
“Unidad”, Instituto Superior de Artes Visuales Armando Reverón (ISAVAR), Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela

2002
“XXIX Salón Nacional de las Artes del Fuego”.Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo. Venezuela.
“Amén”. Instituto Superior de Artes Visuales Armando Reverón. Ciudad Bolívar, Venezuela
“Ágora del Fuego”, Casa de la Cultura Carlos Raúl Villanueva. Ciudad Bolívar. Estado Bolívar. Venezuela.
“Enlaces”. Instituto Superior de Artes Visuales Armando Reverón. Ciudad Bolívar, Venezuela.

2001
“Salón Nacional de Artes Visuales Francisco Lazo Martí”. Calabozo. Estado Guárico. Venezuela.
“XXVIII Salón Nacional de las Artes del Fuego”.Galería Universitaria Braulio Salazar. Valencia, Estado Carabobo. Venezuela.
“V Bienal de Artes Plásticas”. Puerto La Cruz, Estado Anzoátegui. Venezuela.
“Tierra Nuestra”. Casa Congreso de Angostura. Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela.
“Huellas del Fuego”. Museo Jacobo Borges. Caracas, Venezuela
“Relaciones”. Instituto Superior de Artes Visuales Armando Reverón. Ciudad Bolívar, Venezuela.
2000
“Arte, Encuentro del Entorno”. Colegio de Abogados, Ciudad Bolívar. Estado Bolívar, Venezuela
“Millenium". Casa de la Cultura Carlos Raúl Vilanueva. Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela “Fusión”, Salón Capitán de Fragata ”José Tomás Machado”. Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela

Representación en Colecciones

Museo de la Cerámica Contemporánea. República Dominicana
Cerámica Contemporánea Banco Mercantil. Venezuela

Premios y Reconocimientos

Mención Cerámica. Asociación Venezolana de las Artes del Fuego. AVAF - Salón Nacional de Las Artes del Fuego. Valencia, Estado Carabobo. Venezuela. 2003.
Mención Especial Obra Tridimensional - Premio Municipal de Artes Visuales “Salón Juan Lovera”. Caracas, Venezuela. 2004
Primer Premio Escultura-II Salón de Artes Visuales Universidad de Oriente Bolívar. Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Venezuela. 2005












Wednesday, November 10, 2010

ESCRITORES TRÁNSFUGAS, Carlos Yusti




Escritores tránsfugas
Carlos Yusti



“Todos sabemos que la escritura proviene de un hombre o de una mujer sentada sola en un cuarto, con el teléfono descolgado, una taza de café y -en los viejos tiempos- un cigarrillo”.
Doris Lessing

Con otros escritores amigos se intentó la creación de una Red de Escritores. Nos reuníamos tratando de crear algunos parámetros de seguridad social para el escritor, por lo general un pelabola a tiempo completo.
Era una red plural en la que había de todo: el poeta que jamás ha escrito, pero que es un militante de cualquier causa perdida, el ultroso esclarecido que escribe poemas militantes en el peor estilo del Chino Valera Mora, el bohemio todomedaigual de siempre, también estaban los disfraces de escritor como Luis Alberto Crespo, los que tenían una obra bien fundamentada y estábamos los otros, los escépticos aguafiestas de siempre que escribíamos a pesar del Estado promotor de la cultural y todos los farsantes culturologos que han parasitado en el poder político. Poco a poco los dogmáticos nostálgicos por la redención de los pueblos, que nunca faltan, querían etiquetar la red como socialista. Las discrepancias se hicieron sentir incluso por parte de los bohemios más conspicuos, no les parecía ni ética y mucho menos etílica semejante propuesta.
La política es el estadio donde la imaginación cesa para dar paso a la lírica de los números y los porcentajes. La política tiene un sentido práctico. Busca resultados. La poesía, y el arte en general, por el contrario se aferran a lo intangible y más que logros a ras de la piel diaria de los días busca arar en ese mar del espíritu. Por supuesto que los comisarios del partido consideran todo esto superchería, idioteces amariconadas y lo que reclama el máximo líder son adláteres obsecuentes (focas sumisas se dice en el argot) que aplaudan sus babosadas biográficas (y su pésimo gusto musical) en cadena nacional.
Uno se esclaviza con las palabras para mantener las manos ocupadas en menesteres menos vacuos que aplaudir. Escribir es pasar en limpio el mundo desde la imaginación y la memoria, desde la metáfora creativa y el humor. Se escribe para desechar los lugares comunes, las consignas y los manuales, pasando por los marxistas hasta aquellos utilizados para aprender a conducir. Escribir tiene que ver más con el paracaidismo que con el compromiso.
George Perec en una reunión de intelectuales, en la que debatían sesudas cuestiones sobre la literatura, levantó con timidez la mano para contar una experiencia personal: “…Quisiera hablar de un salto que di. Al principio parece que no hay ninguna relación entre un salto en paracaídas y una discusión entre intelectuales. Y, efectivamente, no la hay. Sencillamente, si consigo transmitirles mis sensaciones en este momento…, los recuerdos de un salto en paracaídas que hice hace tiempo…, me parece que todos veremos que hay ciertos puntos comunes, aunque por ahora no puedo definirlos, pero creo que se van a definir de alguna manera. Así que comienzo. Estamos en un campo de aviación. Hay unos cuantos paracaidistas. Sólo que no deberíamos entender lo de paracaidista en el sentido que se le da hoy; pensemos solamente que entre todos esos paracaidistas hay un paracaidista que soy yo, George Perec [risitas incómodas], es decir, alguien que tiene cierta buena voluntad, gusto por la vida y algunas dificultades que es capaz de resolver o piensa resolver exactamente en la medida en que consiga franquear todas las etapas que se requieren para saltar. Hay varios aviones dando vueltas por la pista que hacen un ruido enorme. La espera se hace tremendamente larga. Todos experimentamos una especie de decepción debido a que, mientras esperamos, muchísima gente está pasando antes que nosotros –es decir hay muchísima gente que se está arriesgando antes que nosotros- y no podemos probar que también damos la talla. Nosotros sencillamente esperamos, fumamos un cigarrillo, vamos a mear, (…) y después, en un momento determinado, dan una orden: a los aparatos”.
Escribir y vivir son espectaculares saltos al vacío. De asumir riesgos es de lo que se trata y desechar las comodidades. Si algunos escritores se conforman con firmar cartas de apoyo al máximo líder o manifiestos (en pro de la liberación de los pueblos del yugo imperialista) desacreditan los riesgos que la escritura creativa implica. Si muchos escritores quieren ser sólo un adorno del poder, en una circunstancia histórica dada, le hacen un flaco favor a la literatura y se convierten en tránsfugas del riesgo creativo. Si el escritor prefiere la tierra firme y quedarse meando (o aplaudiendo) tranquilo es válido, pero que ceda su turno para que otros hagan el salto más increíble de sus vidas y no exaspere tanto con consignas percudidas y sus golpes de pecho por la redención de los desposeídos.

NOTA: Puedes leer sus ensayos en la web: www.arteliteral.com

Monday, November 08, 2010

VICTORIA SERVIDIO ( Argentina)




Victoria Servidio

Reseña biográfica:
Victoria Estela Servidio. Nació en Cosquín Córdoba en 1947, Médica jubilada, con especialidad en Ginecología y obstetricia. UNC.
Su afición a las letras nace en la infancia y juventud, fomentada en su hogar y en el estrecho vínculo mantenido con La Biblioteca Nicolás Avellaneda de Cosquín entidad fundada en 1923, por la cual pasaron varios miembros de su familia.
Comenzó a escribir a los 14 años continuando hasta la fecha.
Desde 2001 concurre a talleres literarios en la ciudad de Córdoba, siendo Moradas, su primer libro publicado por Narvaja Editor 2006.
Dentro de su producción se encuentran, poesía, prosa narrativa, prosa poética, ensayos.
En diciembre de 2006 participó en el Festival Latinoamericano de Arte, realizado en la ciudad de Mar del Plata, organizado por la Fundación de Poetas de la misma, como expositora y presentación de Moradas.
Participó del Encuentro de Poetas que se realiza en el entorno del Festival de Folklore de Cosquín 2007, 2008,2009. Directora y Coordinadora editorial de Decires, revista de letras arte cultura, edición gráfica independiente sin fines de lucro en Cosquín, Córdoba, presentada en la Maratónica de poesía y narrativa de Mar de Ajó, organizada por La Fundación de poetas René Villar en Noviembre del 2008, junto a su nuevo libro “Armas del poeta “Narvaja Editor.
Participante del primer encuentro nacional e internacional de publicaciones callejeras, organizado por las revistas de Cuyo San Luis, Mendoza y San Juan, realizado los días 3 y 4 de septiembre en San Luis.

www.revista-decires.blogspot.com
deciresrevista@yahoo.com.ar.

PERFIL.

El espejo derrama

los caireles de mis sueños.

En los perfiles de la noche

claman las ausencias.

Palabras del viento

palabras de la sombra

soledad enmascarada

en el antifaz del silencio


AMOR PERDIDO

Amor perdido
soldado sin guerra
deambula por trincheras invernales.

Luz de luna
irrumpe en la alcoba
Lejanos recuerdos:
manos
cuerpos enlazados
viento
que blande campanadas
rocío sobre la hierba
cántaro de promesas.

Amor perdido
ave
que llora ausencias

dolor punzante

retentivo olvido
alma que sangra

herida que deja

una honda marca.

DE AUSENCIAS

Sospecho
que puedo cargar
otra ausencia

biselar el vacío
que no puedo colmar

en la árida espera

al fragor del silencio
amortiguar
la impotencia.
Sospecho
que puedo
resucitar día a día

a pesar de las cargas
y de la hondonada vacante

SI TE VAS

Si te vas

llévate la ausencia

los soles y la luna

la brisa de la dicha

los momentos y el recuerdo.

Así puedo destruirte

y dejar mi amor a salvo.


LUCES Y SOMBRAS

Luces y sombras
en la órbita del tiempo

a cuántos años luz
está una estrella.

Qué es el infinito
qué es la eternidad.

Concepción en un segundo
vemos la luz
escalamos la vida

y al final
nos devora la sombra.

(Del Libro Armas del poeta)

Friday, November 05, 2010

¿Para quién se escribe?


Para quién se escribe? ( ALDO NOVELLI)

Empecé a escribir en la pubertad para mí mismo. encerrado en mi pequeña torre de marfil, una miserable pensión de una ciudad nefasta.Un día abrí la puerta y salí al mundo y descubrí que nadie me conocía, que el mundo era inmenso y ajeno, entonces regresé a mi buhardilla y me puse a escribir para el mundo. Salía a caminar, hablaba con desconocidos y escribía sus historias de fracasos y deseos irrealizables.
Hasta que un día, el mundo entró en mi habitación y me empujó afuera, entonces ya no era el mismo mundo, tuve que ganarme el pan y encontré hombres y mujeres que no tenían pan en su mesa.En esa época, golpeado y pisoteado por las patas salvajes del mundo, empecé a escribir para cambiar ese mundo, empuñé un arma cargada de futuro y salí a luchar por maravillosas e inalcanzables utopías.Hasta que el mundo con sus golpes me laceró el cuerpo, me encerró en una cueva oscura y me gritó: “perdiste estúpido idealista, nosotros ganamos”, entonces, en ese oscuro hueco me puse a escribir para salvar mi propio culo.Después los años sucedieron a los días y cuando me detuve a mirar para atrás, vi el camino lleno de pozos y sucios charcos, el camino que ya no se puede volver a pisar.
Hoy, con más derrotas que amores, escribo únicamente para el verdulero de la esquina, mi amigo Andrés.Cada vez que edito un libro, al primero que se lo llevo es a Andrés.Él no lee poesía, ni literatura ni nada que no sea el diario cada mañana, dice que allí está todo: novelas policiales, dramáticas, amorosas, históricas, política y religión, humor y fantasía, belleza y obscenidad, vida y muerte y que no necesita más, y tiene razón.Pero yo igual le llevo mi precario librito.Él lo abre y lee el primer poema, si lo entiende y le gusta lee el segundo, en cuanto encuentra uno que no le gusta, cierra el libro y lo coloca en el único estante de la verdulería que oficia de biblioteca.Nunca más lo abre.
No se bien cuanto ha leído de mis libros. Una noche de asado y truco, abarrotados de bestias y ahítos de vino, me confesó secretamente que un libro lo leyó completamente, otro lo puso en el estante después del primer poema.No se cuales son, y nuca lo sabré seguramente, pero yo me siento bien con este pacto entre escritor y lector que hemos desarrollado.Además como él dice, su biblioteca de un solo estante, tiene únicamente mis libros, y agrega socarronamente, los libros del mejor poeta que conoce, del único que conoce.
Es para mí, es un orgullo personal que ningún otro escritor puede darse.Todos mis fracasos están allí, y ese es mi gran éxito, único, imbatible, frente a todos los escritores y poetas del mundo!.
Por lo tanto amigos y poetas, les comunico en este instante que seguiré escribiendo hasta que me muera, para mi amigo Andrés, el verdulero de la esquina.
//aldo luis novelli /poeta sudaca y laburante.-
Un abrazo impetuoso.aldo luis novelli/ desde los bordes del desierto.-


Una breve respuesta desde mi correo a Novelli.


No importa para quién escribas, pero lo haces con tinta de vida y esto es muy importante, como lo es la realidad, lo vivido, porque los sueños, esos que soñamos día a día, tal como lo dijo el poeta: sueños son. Este pedazo de vidrio tan irreal con quien o a través de él, nos comunicamos a diario no tiene olor ni sabor, no tiene nada, es sólo otra mentira más, pero a ratos nos acompaña para caernos a mentiras y así vamos viviendo, de engaño a engaño porque la verdad está dentro de uno y es difícil tenerla con nosotros, es difícil que nos ocupe porque siempre estamos evadiendo la soledad donde ella se manifiesta en su totalidad. Así ves que no sólo escribiste para el verdulero, sino también para los poetas amigos. ¿Y la silla, Aldo, dónde está, la dejaste, la quitaste?, ves que no olvido. Te saludo con especial cariño. Teresa.

Sunday, October 31, 2010

LA MUCHACHA DE FIRENZE, A MARA VITANZA


Vino de la Italia de Post-guerra, un día; aquí en Ciudad Bolívar del río creó la Escuela de Las Artes del Fuego: "Alejandro Colina"; enseñó dibujo, pintura y cerámica. Su obra ha sido reconocida en todo el país, numerosos catálogos nos hablan de su arte: esas formas de luna que son hermosas y que sus manos han recorrido con toda la ternura de una gran artista. Mara es para el tiempo, no cabe duda. Ahora está enferma, la vida es así, tiene su ciclo. No voy a referirme a su amplia biografía como artista, ni a su esposo Franco Vitanza que tanto luchó por una Venezuela libre de malaria y tantas otras enfermedades que, azotaban al territorio esos años cuando la medicina, era el valor del campo y el esfuerzo personal íntegro. Sólo quiero regalarle unas letras, quizás pocas, para lo mucho que merece: Ella la muchacha de Firenze.

La acompaña en la foto su hijo Ricardo, Arquitecto y ex-director de Turismo del Estado Bolívar, quien en la sala lee para ella la ofrenda de una mujer que la admira y quiere, con esa admiración del silencio y la ternura. (fOTO de Nancy Belgrabe)

Teresa Coraspe.


LA MUCHACHA DE FIRENZE


Ella
la dueña del espacio
y de las formas
de la casa alta
y castillo de luces y colores

Ella
bella muchacha de Firenze
de la eterna negrura entre los ojos
cálida y suave/
al trópico encendido
llegaste
hace ya mucho tiempo
y vives y creces entre raíces
que tu mano voladora
y risueña trazó
en la hondura de las paredes y el lienzo
en los fulgores de luna y terracotas
verdes arenas movedizas
entre tus manos
abiertas a la belleza imperecedera
no has de crecer
entre los rincones de la casa
ni de una habitación lúgubre
donde la magia destejió
vestidos rotos
Tú eres etérea y vuelas
te desplazas más allá
de lo que sólo puede ser
percibido por el alma

Muchacha de Firenze

soñadora de sueños
soñadora de imágenes
siempre joven y eterna
sin tiempo
con las plumas celestes del alba

eternamente señora de tus manos.

a: Mara Vitanza
26.10.2010

Sunday, October 24, 2010

De Pablo Mora, La Calle 4 (escritor venezolano)




LA CALLE 4

Pablo Mora


La calle 4... donde me lanzó la aldea con dos viejos, tres hermanos y cuatro reales de por medio, donde conocí las lágrimas del sauce, donde conseguí el amor a tiempo, la de aquella Gruta, aquella Cueva que me enseñó la cara de la vida, la del Cristo que me mostró el color tostado de la piel cuando se va la guerra, la de Rafael, guindando de un árbol para siempre, la de Ofelia y sus alegres mamarrachos perdidos en no sé sabe qué botija, la de Doña Jabiela curando de maldeojo a tanto rico y pordiosero, la que me llevó a la Ermita, la de mi padre apacentando sus canarios, la de las madrugadas en busca de oración, la de María Bonita, Muela 'e Gallo, Pedro Chapuzas, Media Vuelta y María la de verde siempre con su eterno olvido, la de Elio y las primeras rimas, la del viejo seminario de mi padre, con sus calificaciones siempre en rojo, la de Pedrito el de Vanguardia, el que se fue al cielo a cobrar sus prestaciones, la de ahorcar los hábitos para irnos por la vida a hacer la guerra. La calle 4, para emprender el viaje por el mar y por la nieve, la de la más alta pesadilla, el día que se perdió mi sobrinita, la de la monjita española que lucía tanto camino de la misa o del altar, la del primer artículo y el primer poema, la del poema Azul de Salmerón Acosta y el Soneto Enamorado de Francisco Luis Bernárdez; la del Dios deseante y deseado de Juan Ramón Jiménez junto al Fausto de Goethe, los Poemas Humanos de Vallejo, las Residencias en Tierra y el Canto General de Neruda; la de Mayakovsky, Hernández, Pound, Whitman y Pavese; la de Dante, Huidobro, Benedetti, Cardenal, Cote Lamus y Gaitán Durán, Fidel, el Che, Camilo, Ojeda, Ugarte Pelayo y Argimiro... la de Pedro Pablo, Dionisio, Olivera, Ilia, Carrero Mora, Beroes y Manuel Felipe; la de Rubén, Michelangeli, Castro Medina, Mendoza, Alviárez, Agustín o Brun Detuski, Rafael o Carlos Guérin, Myriam, Pereyra, Campos y Ulacio; la de la Ópera Carmen junto al anafre de las cinco de la tarde, la de la primera clase en el Santa Teresita, el de las dulces onzas y puntales, la del Santísimo, quien me ayudó a no perder la fe, la de las hermanas Alix y Graciela Ruiz con su Album de la Rotunda de 1902 y versos de 1800, la de las Hermanas Ocariz de Rubio, la de la luna de tres de la madrugada, la del napalm a la hora de cantar el gallo para emprender el viaje a Cannes y los Alpes. Donde una tarde me fui en busca del amor y me encontré el monumento de la Francia. La calle 4, con misiles rusos, cubanos, Radio Habana, fusiles y guerrillas, la del 23 de Enero y el Cuartel Moncada y el Mayo del 68 en Turín con frío. La del negro Julián venido de no sé sabe dónde; la de La Bota Negra por donde mi madre bajó y subió, subió y bajó con su matriz al hombro mientras yo insensato tarde la noche con mi amigo parla y parla. La calle 4 No. 12-122. La calle 4 No. 11-61. La calle 4 No. 10-36 subida, bajada y brinco por la vida. La calle 4 No. 15-13. La calle 4 No. l5-l5, la lucha clandestina, el confinamiento de la vida. La calle 4 y pico No. 1-59 Las Acacias, esperando lo que venga, agazapado en el rincón de un cuarto, donde parece ancló mi vida, para irse cualquier día de repente si no es que viene un hijo de puta de la CIA a llevársela antes de tiempo... o algún toche policía a jodernos la paciencia... La calle 4 No. 10-36 frente a un par de leones de tramoya... La calle 4 y pico, digo... Las Acacias, echando vaina todavía, al compás de este insomnio terminal.
De. Insomnio Terminal.

Thursday, October 21, 2010

CARINA RUGGIERO, (escritora argentina)


(Relato enviado por María Gabriela Abeal)


LA LLORONA
(Cuento)

Créanme... Es cierto que algunas personas enloquecen por amor.
Cuando me enteré de la historia que voy a narrarles sencillamente quedé pasmado. Mis manos temblaron y comencé a sudar un sudor inagotable que no cesó durante muchos días. Tampoco pude dormir. Así que durante varias jornadas he andado transpirando y desvelado por la vida.
Hacía quince años me había ido de El dorado (1) confundido y desilusionado, víctima de un desengaño amoroso.
Estaba profundamente enamorado de Clara y ella de mí pero el destino quiso que nos conociéramos tarde. Yo era soltero y aunque Clara era una mujer casada nos enamoramos profunda, salvaje... locamente.
Sólo una alternativa tuvimos entonces para estar juntos: Huir de allí y permitir que nuestro amor floreciera en un lugar donde nadie nos señalase con el dedo juzgando la pasión prohibida que nos unía; y donde estuviésemos a salvo de morir asesinados por el esposo de Clara, cuya mayor habilidad consistía en el excelente manejo del machete, pues trabajaba en el monte.
Pero el día en que debíamos encontrarnos en la Terminal de ómnibus para escapar ella no apareció.
Estuve allí desde la madrugada. Esperé dos, cuatro, veinte horas ¡Hasta dos días sin moverme! Entendí entonces que la ausencia delataba su modo de decirme que no estaba dispuesta a correr riesgos y venir conmigo a Buenos Aires.
Me fui solo. Los tres primeros años estuve verdaderamente triste. Tenía el corazón congelado y un frío punzante me perforaba el alma de dolor. No podía olvidarla, la amaba demasiado como para dejar de pensar en ella. Luego, decidí extirpar definitivamente de mi vida esos recuerdos y todo sentimiento hacia Clara.
Pensé que si no se arriesgó fue porque no me amaba de verdad y ayudado por el resentimiento y el tiempo, su rostro en mis pensamientos se fue disipando.
Sólo algunas noches aparecía en mis sueños y sólo algunas veces, me preguntaba qué extraños motivos la hicieron desistir y faltar a la cita ese cinco de octubre.
La repuesta a mi pregunta fue una incógnita durante quince largos años.
Pero una tarde recibí un llamado de mi esposa en la oficina. Había llegado correspondencia del único pariente con vida que tenía en Misiones.
El tío Walter, hermano de mi padre, pedía que fuese con mi familia a visitarlo argumentando no conocer a mis hijos, que podría morir en cualquier momento y que deseaba verme nuevamente. Debo confesar que a pesar de estar felizmente casado rechazaba la idea de regresar a esa ciudad. No tenía intención de revivir el pasado y con ello el sufrimiento de aquellos tiempos. Además me había jurado no volver jamás. ¿Y si me cruzaba con Clara? No... ¡No podría resistirlo! Pero mis dos hijos insistieron y mi esposa aprovechó la ocasión para recordarme que desde la luna de miel no volvimos a salir de vacaciones.
El siguiente fin de semana viajamos hacia El dorado. Llegamos al amanecer.
Fue emocionante ver nuevamente la tierra colorada, el monte espeso al costado de la ruta… la neblina cubriendo sutilmente el paisaje.
Bajamos en la Terminal y allí estaba el tío Walter, esperándonos.
La vejez invadía su apariencia sin afectar el porte y elegancia que lo caracterizaban. Extendió los brazos y sonrió al reconocerme.
Entre saludos y presentaciones perdí de vista al más pequeño de mis hijos y desesperadamente lo busqué entre los vendedores de chipa (2), remiseros y pasajeros que deambulaban por ahí.
Entonces, frente al mismo banco de madera en el cual permanecí dos días sentado, observé a mi hijo parado ante una linyera.
La mujer emitía un lamento continuo... indescifrable.
Alguien dijo en tono burlón: -¡Ahí está la llorona gritando otra vez! ¡Pobre loca!...
Tenía los pies desnudos y con las manos tironeaba su pelo enmarañado mientras un balanceo rítmico se ajustaba a sus quejidos.
Mi niño estaba inmóvil, impresionado por aquel cuadro horroroso y cuando corrí hacia él tomándolo del brazo recibí una mirada de la linyera.
Sus ojos extraviados se posaron en los míos y me sonrió. Luego emitió un grito impresionante, se tiró al piso y comenzó a revolcarse brutalmente.
Nos alejamos rápidamente, y cuando regresamos al colectivo donde mi esposa seguía descargado equipaje, me topé con el rostro serio del tío Walter.
Esta vez me miró con tristeza.
-Gurisito (3) - Dijo con voz suave y sin anestesia, mientras recibía yo, sus palmadas en la espalda- Esa es la Clara ¿Te acordás? La esposa del gringo Fritz. Parece que el marido la pescó saliendo por la ventana con las valijas listas para irse con otro hombre. Le dio una tremenda paliza, le cortó la lengua con el machete y la echó a la calle. En el pueblo todos le negaron el saludo, nadie volvió a hablarle, ni siquiera sus padres.
Y prosiguió:
- Enloqueció enseguida y desde entonces, viene todas las noches a la Terminal a llorar por su amado. ¡Pobrecita! Se quedó sin marido y sin amante. Es una pena ¡Tan linda mujer! Y véala ahora... revolcándose así por el suelo.
Créanme... Sentí hundirme yo también en la locura... ¡Clara intentó escapar! ¡Clara me había amado! Y yo huí como un cobarde, sin averiguar jamás qué le había ocurrido.
La gente se vuelve loca por amor y mi amada se convirtió en La Llorona de El dorado.
Y yo... en un hombre con las manos temblorosas que no puede dormir, porque se me aparece en sueños, con su mirada extraviada y el rostro tieso... avejentado.
Constantemente la escucho aullar de dolor, arrancándose el cabello.
Esperándome, cada noche en la Terminal, para huir conmigo hacia un sueño que nunca se hizo realidad.

Glosario:(1) El dorado: Ciudad de la Prov. de Misiones a 200 Km. del Norte de Posadas y a 100 Km de Puerto Iguazú. (2) Chipa: Alimento basado en almidón de maíz o mandioca, típico de la zona del Litoral de la República Argentina. (3) Gurisito: Niño, en idioma Guaraní.

Tuesday, August 17, 2010

CINCO RAZONES DE UN BLOGUER


Por Luis Felipe Rojas


Llevaba semanas intentando un pretexto para esta explicación de hoy. Mi colega Miriam Celaya me ha dado, como decimos los guajiros cubanos, “el pie forzado”. Creo que lo hice una vez, en mi anterior bitácora. Aunque ahora mismo me temo que si otros colegas de la blogósfera alternativa y libre se deciden a explicar qué hacen para postear sus textos e imágenes, terminaremos finalmente dándole las brújulas a la Contra Inteligencia Militar (G2). Pero como “el que no la debe, no la teme”, allá va eso. UNO. Me sirvo de un alma caritativa que decide de vez en cuando al mes copiar mis textos desde el exterior, el dinero que ella dedica a las llamadas internacionales no le permite recibir mi dictado más allá de los tres minutos. Por eso también lo de las trescientas palabras. DOS. Envío fotos al azar, a mansalva, a diestra y siniestra y como los represores son cada vez menos originales, por lo menos en el Oriente del país, casi siempre reprimen a la misma gente, de modo que cuando apalean a Caridad Caballero Batista, Rolando Rodríguez Lobaina o Idalmis Núñez en Santiago de Cuba, hace ya meses quizás que he enviado sus fotos al ciberespacio. A veces doy en el blanco y reporto a sólo setenta y dos horas del suceso, todo un privilegio. TRES. Con esto sí que no puedo. No denuncio para polemizar, revelo las imágenes, los nombres de los violadores “para que la pena lo(s) convierta”, al decir de Martí. Un día serán señalados por el dedo acusador del más normal de los ciudadanos y valdrá la pena tener una Constitución, verán que sí, sean pacientes. No contesto a insultos ni provocaciones. Soy un poeta y actor de teatro callejero: es decir, un provocador por excelencia. Me basta con soltar esta piara de trompetazos para revolver un poco el panal. Entre mis normas éticas y de urbanidad está incluido no ofender a nadie, jamás lo haré, estoy seguro. CUATRO. Esta bitácora está partida en tres pedazos: uno me pertenece a mí por ser el autor intelectual de ella, aquí van mis berrinches y mis dudas; la otra es de mis buenos administradores, gente paciente y dulce como me las merecía hace tiempo y por portarme mal no daba con ellas o no lo merecía por entonces, pero ahí están, prestos a servirme cada día, y la tercera es de ustedes, mis lectores y mis amigos. De modo que todos tienen derecho, a darme aliento o a amenazarme con ‘partirle la cara en dos’ como ya dijo alguien. Sírvanse de ella a partes iguales, no se fajen. CINCO. A veces recorro más de 200kms para ver la bitácora en un cibercafé. Desde San Germán no hay menos distancia donde pueda verme on line. ¿Es premio o castigo? No sé, pero me siento un tipo tremendo cuando salgo por la puerta de un hotel con un pedazo de mi blog en una memory flash recién pescada en esa mar revuelta de la patria universal que es la Internet. Por tanto, tienen que creerme, estos sacrificios son por mis hijos: un día podré contarles sin sonrojo lo poco que hice. Lo hago por la paciencia de la buena de mi Exilda, que reza todas las noches “porque las bestias no se vuelva a meter en el jardín” (SIC), y lo hago por ustedes: de aquí a unos años, cuando compilen estos residuos podrán ver el rostro de un hombre que tuvo miedo muchas veces, pero el deseo de ser un hombre libre superó todos los desasosiegos.

Gracias.

Añade un comentario a este post

El pensar desde la hamaca


Poema de teresa




Había humo y voces fuertes, ruido
me acerqué y estabas de espaldas
un vaso entre tus manos
me alejé anteS de que voltearas
tuve miedo y no sé a qué
cuando ví que salías
salí corriendo y me oculté
una vieja escultura de Rodin
me protegió de tu mirada
a medida que avanzabas
yo daba vueltas detrás de esa mole
que era la obra que me protegía
Al fin te alejaste lo suficiente
era plano el terreno quizás
un viejo parque abandonado
hojas de otoño entre marrón
y amarillas por el tiempo
circundaban tu paso
quise correr detrás de ti y llamarte
nunca escuchaste mi voz
al estar cerca y próxima alcanzarte
un negro abismo se abrió entre los dos
ví que te perdías a lo lejos
y ante mí ese vacío
por donde la tierra me llevaría
si daba un paso más.
17 de agosto, 2010, 11 y 30 am

Monday, August 16, 2010

CARLOS VITALE: EL TRIUNFO DE LA MUERTE


Por Delfina Acosta (Enviado por la autora)


Son los poemas de Carlos Vitale, densos y deseosos de su propia sangre que lo alimenta. Es que la muerte se come a sí misma según las predicciones de los cipreses. Sus consideraciones sobre el mundo son muy peculiares. Nada existe en forma plena, rumorosa, brillante y sudorosa de vida. La vida, la existencia misma no es confiable, a pesar de sus formas, de su abundancia y de sus colores. “Feliz del que quiere creer y cree. Esta victoria es una trampa”. dice un verso suyo, que habla de un despertar amargo del mundo. El autor de El triunfo en la muerte ha escrito unos versos que para muchos podrían resultar extraños. Hay una teoría de mutilación que sustenta la obra. No importan las hermosas flores de los caminillos que llevan a una campiña ni el aroma de los capullos, ni los colores de un paisaje que flamean ante los ojos del vate. Él es un poeta que pone el ojo en el defecto, en el sufrimiento, en esa voz de la desesperanza, en la piedra que choca contra la piedra. Entra con claridad de conceptos en las ideas existenciales. O sea que tiene conocimiento de la muerte y de la vida, al confrontarlas muda, calladamente, mientras el mundo se desliza. Carlos Vitale piensa en cuanto dice, pues el hecho de pensar es su manera de existir dentro de las palabras. Sus versos explican su postura filosófica y existencial ante los seres humanos, a quienes observa, algunas veces, como desde un barco ebrio. Sin embargo, repito que el poeta sobre cuya obra hago este pequeño comentario es un observador acabado y rotundo. Del lado de la sombra y de la muerte también hay mucha belleza, pues respira el río aliento de lo desconocido, de lo irreparable al son de las campanas de un pueblo. Al menos eso nos lo demuestra, magistralmente, Carlos Vitale. El universo existe relativamente para él. ¿Pero el hombre? ¿Qué pasa con el hombre? ¿Es raya, figuración, fragmento de locura para este poeta y escritor? ¿Es un elemento más del cosmos? ¿Es un ser que se fatiga en la búsqueda de la alegría? El autor de Descortesía del suicida, una obra ampliamente conocida, nos acerca a través de un lenguaje maduro, bien elaborado, el triunfo de los versos en un libro que debe ser leído.

El autor agradece cualquier comentario: carlos.vitale@yahoo.es


Alguien lloraba en el Camposanto de Pisa.

Sin embargo, las tumbas vacías de los muertos

guardaban la escoria de los vivos.

La muerte siempre triunfa.

Silencio del Camposanto y fuera.

En alguna parte alguien llora.


BREVE RESEÑA DEL AUTOR:

Carlos Vitale nació en Buenos Aires en 1953. Es licenciado en Filología Hispánica y Filología Italiana. Entre otros libros, ha publicado Unidad de lugar (Editorial Candaya, Barcelona, 2004), Fuera de casa (Emboscall Editorial, Vic, 2004) y Descortesía del suicida (Editorial Candaya, Barcelona, 2008). Asimismo ha traducido numerosos libros de poetas italianos: Dino Campana, Eugenio Montale, Giuseppe Ungaretti, Umberto Saba, Sandro Penna, etc. Reside en Barcelona desde 1981.
14 de Agosto de 2010 22:15
ABC/ digital










Thursday, August 12, 2010

Un poema de Teresa (sin destinatario)(Foto de Nancy Belgrave en el Hotel La Cumbre)




Ya te vi y cómo era que no pudiera verte
hombre mío del brazo con ella felices y riendo
cómo es que no te escondes si no puedes
y la verdad tiene el rostro de lo falso
Así me acomodo al juego de los naipes
negros como una noche negra y silenciosa
Y vuelvo a mirarte por encima de lo que
sólo es pensamiento y conjeturas
pero así es lo real que vives
lejos de la sombra que soy
y mi fantasma que deambula
aterido de frío entre penumbras
y silencio, hombre mío, perdido
para la estrecha cobertura de mis brazos
Dime cómo y cuánta es la espera
y qué he de esperar, hombre ocupado,
eternamente mío eternamente ocupado.

11 de agosto, 2010

Thursday, August 05, 2010

Roberto Bianchi, Uruguay, Finalista en el II Concurso Literario, El Mundo lleva Alas, que dirige y coordina el intelectual cubano: PPPSantiesteban.


letra incomunicada

escribes en mi voz cuando me integras
en tus otoñales circunstancias
escribes con tu mágico lenguaje
hecho de gestos y lunas rojizas
con tu costumbre de erizar la sombra
y descomponer las palabras
cambiar el cargo de la prueba
-perdona mi jurídico desliz-
y bendecirme finalmente en susurros

ah cuando escribes sobre mi piel
transcribes la soledad que padecemos
tu en tu panal de celdas agrietadas
yo en mi camisa triste

será que encubres el guiño de mi médula
que ya se acuna entre penúltimos respiros
o simplemente te defiendes
de mi barbarie


la absurda risa de la noche

si a nadie importan
mi voz ni mis zapatos
si continúo recibiendo mensajes
casi inanimados
tal vez me permute por un bostezo
y cierre el ramo de mis razones

no voy a hablar de tiempos
porque ya no es la hora
y porque todo indica
que he llegado tarde
a contagiarme de luces

así la absurda risa de la noche
que busca concentrarse en estrellas
que ya no relucirán como antes

si embargo
con el mayor optimismo
estoy dispuesto a las vitrinas
que me muestren ojos invisibles

es más duro llegar con los riñones
que pernoctar en las tinieblas

puedo ver a los que no se importan
de mi voz ni mis zapatos
colgando orejas
de los cables más altos
para escuchar sus ruidos terminales


El ruido del medio

a los poetas

I
Cuando leí Vallejo tenía diecisiete
cincuenta años después
le hundo mi diente.

Diluviaron sus letras
en mis uñas
este medio siglo.

II
Pongo al medio del libro
un boleto de ómnibus
en Montevideo
para marcar dados eternos

Los músicos peruanos
hacen equilibrio a mi costado.

De su canto
rueda un mundo roído.

III
Andar aquí no acepta planes
llueve aunque nadie lo pida
y el frío no tiene nada más
que calle abierta.

Como en París un jueves
Dios no ríe en esta latitud.


perdí un poema

no pude ya encontrarlo
revisé mis horribles archivos
mi escritorio desconfigurado
mis bolsos mis lamentos mis neblinas

anduve en cuatropatas rastreando entre los muebles
me agaché detrás de cada libro de cada caja cada
hice memoria como si fuera a dar examen
recompuse cada instante de los últimos cielos
y perdí mi poema
eso es un hecho
le pertenecía a otra serie que al faltarme
se va a quedar tan huérfana como si hubiese muerto

porque todo lo que allí decía se puso transparente
se vistió de olvido en la gama del violeta
ya no podré olvidar ese poema tan perdido
aunque desconozca lo que dijo


mensajeras

yo prefiero tus manos
porque por sobre todas las oscuridades
saben encontrar el calor de la llama encendida
profundizan el temblor del agua
asedian la transparencia de las gotas

yo prefiero tus manos alegres
cuando aplauden la página encontrada
se vinculan con antiguos recuerdos
aferran la llave de cada iniciación

tus manos que se azulan
mostrándome sus miedos
cuando necesitan batallar el día
perfumadas con glaciales esencias

yo prefiero tus manos
a toda la simetría del reloj
cuando aguja un minuto
opuesto de las horas

tus manos que cruzan la avenida lejana
modelando tu andar
acompañándote
deslizando tu nave solitaria

el mundo ofrece antorchas
borracheras
agudos despertares visionarios
el mundo tiene venas incendiadas
duelos y condenas
pobres conciertos tristes
de agotar la ternura

por eso entre fugaces mensajeras
yo prefiero las huellas de tus dedos
tatuándose en mi piel
como palomas


Roberto Bianchi

Saturday, July 24, 2010

EL LIBERTADOR...


NACIDO MAÑANA

Silvio Orta Cabrera
Escribo esta nota porque en 1783, en fecha como la de mañana, sábado 24 de julio, pero en jueves, nació el ciudadano Simón Bolívar. El suceso ocurrió en una Caracas señalada para altos designios desde cuando sus pobladores, reunidos en cabildo hace 200 años, proclamaron su voluntad de ser libres, en una nación independiente y soberana, lo cual ratificó en 1811 la mayoría de los demás venezolanos representados con pluralidad en el primer congreso nacional.
Eran tiempos en que cabildos y congreso se alumbraban con moral y luces, y en sus reuniones debatían con densidad y altura ediles y diputados entre los cuales no eran pocos los sabios e ilustrados –Roscio, Múñoz Tebar, Coto Pául– que, por lo mismo, declararon a aquellas dos como las primeras necesidades que debían atenderse a fin de construir repúblicas donde la paz, el respeto a las leyes democráticas y la suma de la mayor felicidad posible fuesen la meta de los gobernantes.
Murió Bolívar, por vez primera, el viernes 17 de diciembre de 1830. Murió por causa natural según diversos testimonios personales y opiniones científicas confiables, cuando apenas contaba 47 años, edad escasa incluso para la época, por lo que se le atribuye el sino de la temprana muerte de los románticos, en su caso debida a la llamada “enfermedad romántica del siglo XIX”.
En su agitado estar entre nosotros sufrió varios atentados por causas de índole diversa, que incluyen pasiones de amor y su pasión de libertad. Entre ellos se cuentan el de Jamaica, en 1815, el de El Rincón de los Toros, Guárico, en 1818, y el bogotano del 25 de setiembre de 1828. De todos pudo escapar con vida y a todos pudo verlos con naturalidad pese a la diversidad de momentos en que sucedieron, pues todos cabían en lo que en ejercicio de su libre albedrío escogiera como su vivir.
Hoy día, sin embargo, vuelve a ser objeto de un especial atentado cuyo momento cúspide, hasta ahora, lo constituye su reciente exhumación, una segunda muerte, acción entre circense y ocultista que en vano intentan justificar sus perpetradores agitando oropeles bicentenarios, ofreciendo áureos sarcófagos y compitiendo en tan desaforadas como farrucas expresiones. Mas a nadie escapa que se trata de otro ocultamiento de la ineptitud , la corrupción y las pudriciones que la adicción al poder totalitario han inflado hasta el punto del reventón.
Bolívar no necesita desagravios. Se basta a sí mismo. Lo mejor de sí mismo, escapará con vida renovada al atentado en muerte que cometen los parásitos de su gloria. Para ello, atentos al reclamo del momento histórico, debemos potenciar la unidad nacional y así alcanzar una victoria significativa el próximo 26 de setiembre. Significativa porque marcará el retorno y puesta en futuro de aquella voluntad de ser libres en una nación próspera, independiente y soberana, proclamada hace doscientos años por legisladores honestos, sabios e ilustrados. Entre ellos, el ciudadano Simón Bolívar, nacido mañana.
Cumaná, Miércoles, 21 de julio de 2010
El Tiempo, viernes 23 de julio de 2010.

Friday, July 23, 2010

EL OJO DE LOS ROJOS, Argelia Ríos


(Enviado por el Profesor Silvio Orta).

Difusión para conservar la Democracia y la libertad. tc.


Argelia Ríos // El ojo de los rojos

Los ciudadanos deben comenzar a mirarse del modo como los miran sus secuestradores.Con todo el poder en sus manos, los miembros de la nomenclatura bolivariana -y su hiperlíder-
no se sienten empoderados. La resistencia de la sociedad venezolana les impide sentirse seguros
del control que han conseguido ejercer. No es temor exactamente lo que manifiestan: aunque puede
haber una dosis de susto -porque el país le ha mostrado el pecho durante once años-, lo que les mueve,
lo que les estimula, es el afán por reforzar y consolidarse en el poder.El reforzamiento que procura el elenco rojo busca reducir el factor de riesgo que le representa
esa enorme masa de ciudadanos a la cual no se ha logrado oprimir. Si bien todos reconocen que en
la calle gravita el sobresalto, no creen haber logrado el objetivo de degradar el espíritu ni la consistencia,
cada vez más espesa, de la crítica. Lo que se han propuesto es sembrar la pusilanimidad de la nación,
que se mantiene levantisca y que, poco a poco, parece acercarse a una crucial encrucijada: ésa en la
que aparecerán, inevitablemente, nuevas manifestaciones de rechazo al comunismo: expresiones
menos tolerantes, y más radicales, frente a la imposición en Venezuela del modelo comunista cubano.El clan revolucionario conoce bien lo que tiene enfrente: y lo conoce mucho mejor de lo que la resistencia
se conoce a sí misma, convencida como ésta se encuentra de que sólo tiene en su haber una ristra
de experimentos fracasados, o incompletos, según se le vea. Los secuestradores del poder intentan blindarse
porque no desestiman lo que el país, en cambio, suele subestimar permanentemente: la potencia devastadora
de su resistencia firme y terca, aunque ella haya atravesado un período de pasividad, rayano en la conformidad
y la anuencia.El poder toma el abuso como precaución, e intenta evitar la eventualidad de un giro que, de ocurrir, produciría
un definitivo choque de trenes. Una suerte de guerra asimétrica, en la que los venezolanos -reconociendo
su poder y decididos a ejercerlo- conseguirían constituirse en una auténtica amenaza para la revolución. Sólo
entonces los postulantes del modelo cubano sentirán genuino temor a los ciudadanos, que, negados a navegar
hacia "el mar de la felicidad", les colocarán en el escenario de repeler con represión sostenida una nueva ola
de protestas callejeras.Son tiempos duros los que se avizoran. La revolución lo reconoce y actúa para lograr la rendición
de los venezolanos. Pero la sociedad aún está a tiempo de negarse. Cuando ella se reconozca
a sí misma como una fuerza poderosa, sucederá el giro que la nomenclatura roja ya intuye...
Los ciudadanos deben
comenzar a mirarse del modo como los miran sus secuestradores: como una masa gigante,
viva, enérgica, con capacidad y valor para definir el destino que desea darse.

Sunday, July 04, 2010

Texto de NELCIA CIACCIA, (Tallerista en el Museo Soto)


A QUÉ HUELE…

La emoción de nuestra llegada a visitar la familia paterna, transcurre entre alegrías y sorpresas pero empezaba a surgir aquel olor característico que nos invitaba a sumergirnos en él, para descubrirlo.
Observar a mi hermana con sus gestos faciales propios de su edad rechazar el aroma que percibíamos; era lo que indicaba, que habíamos llegado.

Ahora, cierro mis ojos y atraigo ese olor a mi olfato para tratar de buscar la semejanza con otro y solo puedo decir que huele a una mezcla extraña como viejo, pero fresco y a un aroma que desprende la comida, pero no le llego… A qué huele…

Muchas veces para recordar esos momentos y retroceder en el tiempo, lo invoco y logra transportarme. Allí estoy, entrado por esa puerta de madera con cerradura desgastada; bajo un escalón y me recibe ese aroma a familia, sigo penetrando en mis recuerdos y entro a la cocina, ver a mi abuela con su traje largo marrón de tela gruesa, muy gruesa por el frío, su pañuelito en la cabeza combinado con su tez blanca, está riéndose, sus manos con venas pronunciadas y de las que dicen lo mucho que han trabajado.

Me asomo por una pequeña ventana y observo el huerto verde muy verde y ese olor que me persigue pero me gusta porque me siento allí con ellos.
Ahora quiero quedarme con ese olor y mis vivos pensamientos, ya no quiero saber a que huele porque se puede acabar el encanto del recuerdo.

Nelcia Saccia, Ciudad Bolívar-Venezuela, Talleres en el Museo de Arte Moderno "Jesús Soto", dictado por Teresa Coraspe, Junio, 2010.

Friday, June 25, 2010





Y TE FUI INFIEL.

Instante inocente y sin pasado
cuando impregnaste por primera vez mi piel de tu aroma
aroma artificial, impersonal y frívolo
que hice mío hasta la última gota.
Te fui infiel
sin saber que el vacio que dejaste
quedo lleno de una época,
un amor, una ilusión, un dolor…
Y te fui infiel
dejándome acompañar por otro
dejándole estar tan cerca,
más cerca que nadie.
Y quise volver a ti
cuando se vació el ultimo amor
pero nuestro encuentro me golpeo
con una caricia que araño mi alma,
de tanto recuerdo, de dolor pasado,
de realidad vencida.
Y decidí serle infiel a todos
a todos LOS PERFUMES.

Isabella P. Pérez Trejo
Curso de Escritura Creativa. Ejercicio: Uno de los sentidos y el recuerdo.
Mayo 2010

Sunday, June 20, 2010

POEMAS DE TALLER: Mi casa, de María Eugenia Catoni, Pto. Ordaz, Venezuela.


Y por coincidencia siguen las casas; una de las alumnas del Taller de Creación Literaria que, compartí con mis talleristas en el Museo de Arte Moderno Jesús Soto, en fecha reciente, me regala este poema: Mi casa. Se trata de la artista María Eugenia Catoni, pintora y diseñadora gráfica. Es su primer poema y con agrado, (tal como los otros que estarán en el blog), lo hago llegar a los visitantes de esta página. Luego se publicarán los trabajos de las cuatro seleccionadas en Poesía y Cuento y así cumplir con lo prometido durante ese breve encuentro con la palabra poética. tc.


Mi casa (homenaje a Teresa Coraspe)

En tus paredes quedó mi impronta ¿recuerdas?
Te decía ¿qué no te decía? Sobre esa pared negra con mi pincel lleno de un
blanco
Te dejé mi sabor.
Cada casa que habito la hago mía ¡pero mía muy mía! por eso mis
recuerdos son profundos es muy difícil borrarlos mira que trato

Mudanzas tengo muchas casi no recuerdo cuantas pero mis casas
¡Ay! Cada una tuvo piel
Sabor
Olor
Inconfundibles fácilmente puedo describirlos sin pensarlo dos veces
Cada rincón
Arañas
Quejidos
Recipientes

En mi infancia hubo una de sabor muy amargo de paredes que duelen
tormentosa la pobre
humillada
sin esperanza
La enterré profundo muy profundo con capas y capas de algodones unas
Veces otras con mieles
Flores
Gasas
Tules y perfumes

Sueños imposibles de realizar
Cuando tomo mi casa todo cambia su piel mi piel la disfrazo con múltiples
caretas
Llora mi casa sabe de su abandono dos años tratando de dejarla y ella se
aferra fuertemente a mí
Le escribo en las paredes le hablo le digo que tengo que partir
He dado muchas largas le susurro al oído ella se estremece y grita ¡me pide que la
cuide que limpie sus pasillos
Cuartos
Baños!


Yo tengo que partir
Volar
Perderme en la distancia
No queden más recuerdos y ella ya no habla sabe que me ha dado una

vida jamás imaginada

Salgo y me miro en la distancia

En la nube
Volteo la brisa me alcanza

creo ver aquella casa sin puertas

tu casa

la construida en el viento

Maria Eugenia Catoni. ( MaEga)

Puerto Ordaz, 1º de Junio, 2010







Monday, May 24, 2010

Golondrinas, poema de Alfonsina Storni.





Golondrinas
Autor: Alfonsina Storni.
Las dulces mensajeras de la tristeza son...
son avecillas negras, negras como la noche.
¡Negras como el dolor!
¡Las dulces golondrinas que en invierno se van
y que dejan el nido abandonado y solo
para cruzar el mar!
Cada vez que las veo siento un frío sutil...

¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas
amantes de abril!¡Oh!
¡Pobres golondrinas que se van a buscar
como los emigrantes, a las tierras extrañas,
la migaja de pan!
¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!

¡Venid primaverales, con las alas de luto
llegaos hasta mí!
Sostenedme en las alas... Sostenedme y cruzad
de un volido tan sólo, eterno y más eterno
la inmensidad del mar...

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?...
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera,
la fuente del amor?...¡
Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis!
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia¡
Llevadme donde vais!
¿No sabéis, golondrinas errantes,
no sabéis,que tengo el alma enferma
porque no puedo irme
volando yo también?

¡Golondrinas, llegaos!
¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto
llegaos hasta mí!
¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!...
¡Qué lástima, pequeñas,
que no tengáis las alas
tejidas en azul!

Tuesday, May 18, 2010

COSAS DEL VIENTO, (poema de Teresa)





COSAS DEL VIENTO.
Soy el retrato borrado
que cuelga en la pared raída
soy el tiempo en que la soledad
calzó mis sandalias y me acompañó
Así anduve descalza
por sobre las arenas hirvientes
escuchando sólo el eco de mi voz
perdida
en las montañas remotas
donde gravitan partículas de estrellas
escapadas del vacío
en noches sin retorno
Nada había alrededor de estos ojos
plegarias sin responder
desvarío de los vientos
que arreciaban
azotando la inmensa cumbre
soporté la intemperie
y de bruces
hilando la desgarrada textura de mi piel
recordé el principio del tiempo
fuí
soy
seré
por eso estoy aquí
la soledad jura ser eterna
nadie anda por ahí
sólo el viento incansable
aullando como lobo
presintiendo la ventisca
siento el mismo temblor
cuando me envuelve
en su infernal torbellino

tc. 13 de Mayo, 12 pm, 2010
Del libro : Tanta nada para tanto infierno,
tomé la portada del mismo como ilustración,
para ratificar quizás este poema del 13 de Mayo; pero de
todos modos, quizás abriendo el libro al azar, no habría
diferencias de fondo en cuanto al tema. Lo cierto es que
sigo pensando en tanta nada para vivir tanto infierno día
a día. tc.

Sunday, May 16, 2010

Pasos en la noche, poema de Juan Guerrero, Venezuela




te he aguardado por años
quizá tantos
y me he dormido en tu mirada
habrías sido aquella escolar de mis primeros años
o acaso luego
la del autobús en alta noche
universidad
plaza venezuela
yo esperaba la salida de mujeres y hombres
de la medianoche
calle de la puñalada
bar pullman
el gato pescador
sé que viajaste a mi lado
he tocado grandes puertas de madera
las esculturas del bernini
la casa de leopardi
aquella de brecht
en ausburg
oré por ti en bancos de iglesias antiguas
escuchando lenguas extrañas
busqué tus ojos en el egeo
en los olivares griegos el olor de tu cuerpo
la noche de la selva me reveló los miedos
los llantos de la ausencia
no te encontré
perdí las palabras del regreso
el volver
el por siempre
despiértame
di tu presencia
ese borde más allá del silencio y de la noche
(perugia, 1980)

Thursday, May 13, 2010

Al encentro de la palabra de: Harold Alvarado Tenorio,( Colombia)


Proverbios

No hables.
Mira cómo las cosas a tu alrededor se pudren.

Confía sólo en los niños y los animales
y de los ancianos aprende el miedo de haber vivido demasiado.

A tus contemporáneos pregunta sólo cosas prácticas
y comparte con ellos tus fracasos, tus enfermedades,
tus angustias, pero nunca tus éxitos.

De tus hermanos ama el que está lejos
y teme al que vive cerca.

A tus padres nunca preguntes por su pasado

ni trates de aclarar con ellos tu niñez y juventud.
Con tu patrón no hables, escríbele y nunca le cuentes
tus planes futuros y miéntele respecto a tu pasado.
Ama a tu mujer hasta donde ella lo permita
y si llegas a tener hijos, piensa que,
como en los juegos de azar,
podrás ganar o perder.

El destino no existe.

Eres tú tu destino.

Y si llegas a la vejez
da gracias al cielo por haber vivido largo tiempo,
pero implora con resignación por tu pronta muerte.

Los que no tenemos dinero ni poder
valemos menos que un caballo,
un perro,
un pájaro o una luna llena.

Los que no tenemos dinero ni poder
siempre hemos callado para poder vivir largos años.

Los que no tenemos dinero ni poder
llegados a los cuarenta
debemos vivir en silencio
en absoluta soledad.

Así lo entendieron los antiguos,
así lo certifica el presente.

Quien no pudo cambiar su país
antes de cumplir la cuarta década,
está condenado a pagar su cobardía por el resto
de sus días.

Los héroes siempre murieron jóvenes.
No te cuentes, entre ellos,
y termina tus días
haciendo el cínico papel de un hombre sabio


Días de Junio


Una brisa intermitente
alivia los húmedos días de Junio.
El vecindario entra y sale de los cafés
y los turistas abren la boca
ante las maravillas.

Nosotros, los habitantes de este mundo,
recorremos las calles
esperando encontrar,
quizás,
un hombre o una mujer con quienes hablar
de cosa distinta al dinero
o engrosamos las filas
de unos aficionados a las danzas folklóricas.

Mientras bailamos, tomados de las manos,
olvidamos el color de nuestra piel,
las lejanas costumbres,
nuestro redondo cuerpo y la lengua imperial.

Caemos en un paraíso que trae, hombro a hombro,
una bella marroquí, un negro de Guadalupe.
un pequeño danés o una vieja y bella alcohólica.

Después
Tomamos el metro de regreso.

Abrimos la puerta
y aspiramos un sueño
donde escuela, patria, hermanos y amigos
sueñan con una brisa intermitente
en Junio, en cualquier parte.

Tomados estos poemas del blog del poeta Pablo Mora, Venezuela.



Friday, May 07, 2010

Oro es el aliento infinito que me habita, Ondina Fernández, Ciudad Bolívar, Venezuela.





Oro es el aliento infinito que me habita

SE FUERON LAS EDADES (1991)

Al caer la tarde
suelto mis cabellos
sin rostro.

Una niña viene
desde el fondo del mar
con el pelo al viento
descalza
riendo burbujas
de espuma

BAJO LA VOZ DEL PÁJARO (1996)

La única trascendencia de la que soy capaz
es la trascendencia del viajero y el pájaro.
El viajero no lleva carga.
El pájaro lleva al viajero y el viajero al pájaro

Cima de pájaro
acechando la transparencia
oculta en la idea

Ayer es una ecuación
igual a hoy
Muchas noches son parecidas
La misma interrogante
Un cambio de luna y sol
no es la conjugación exacta
Sumergidos en el tiempo inmortal
los que pasamos somos nosotros.

EN TU NOMBRE (Inédito)
En tu nombre todas las palabras se desvanecen
la calma insiste en ser espacio
Cómo huir a este mundo pequeño
cuando todos sus conceptos rebotan en la simetría
de tu presencia
No dejes ir a la irreverente
sujétala con ardoroso sustento
en el aliento cálido de tu copa.

Ondina Fernández :Articulista, narradora, poeta. Escritora, no como se conciben los escritores de hoy día, sino como un ser (mujer) que usa la palabra como medio para acercarse a la vida. Para comprenderla en principio y para agradecerla después y en lo sucesivo. Nada de elogios, de nombres y ruidos. Soy una mujer sencilla.

Sunday, May 02, 2010

Otras casas (poema de teresa), Venezuela.


Una casa donde las palabras sobran. tc.


Otras casas.

La última casa que deseaba habitar
se veía confortable con ese tono amable
de las casas que desean ser habitadas
empecé a prodigarle mis cuidados
amarla y consentirla
ella me respondía con el mismo lenguaje
donde los sueños no faltaron
estaba situada más allá de los vientos
donde se columpiaba
y ella y yo andábamos figurándonos
cosas, presintiendo las lluvias
para guarecernos cuando arreciaran
en los meses de invierno
Era una casa limpia y clara
blanca y holgada
donde yo caminaba a mis anchas
y me sentía plena al escuchar
cómo se despedía día a día
de la hondura de la noche
mientras miraba una a una las estrellas
que fulgurantes hacían el recorrido
por los cielos.
Yo amaba esa casa y creo que ella
me amaba con el calor distante
de la ternura que nunca fue más que
eso: ternura.
Y llegó un día el invierno
las nubes se amontonaron
y crujieron los vientos
mi casa y yo nos abrazamos
para no separarnos y resistir
juntos el embate de las tempestades,
pero no, las nubes cayeron a pedazos
el viento se fue envalentonando y
la casa aterrada se estremeció.
Era una casa construída en el viento
no tenía asidero ni rostro ni bases firmes
y sucumbió a la primera sacudida
del vendaval
yo la miraba cómo se iba perdiendo
cómo se iba alejando
cómo los gnomos y los duendes
hacían piruetas para darme miedo
y la casa inquieta se dejó vencer
Ahora al pasar por los caminos
abandonados donde una vez la casa
colgaba entre el viento y la lluvia
entre el cielo y la tierra
y se creía firme y eterna
una extraña melancolía me recorre
¡cómo puede uno construir una casa en el viento!
¡cómo puede uno no darse cuenta del abismo!
¡Cómo puede uno…!
teresa coraspe, 2010-05-01 Ciudad Bolívar.

Friday, April 30, 2010

Las casas...las de Gabriela y otras casas que andan por ahí.



Las casas nos habitan, ya lo dije, ellas están por dentro; pero hay otras casas que reciben nuestro cuerpo, ansias y aspiraciones: son las casas de los sueños; la casa que día a día nos sigue con la mirada, atenta a nuestros pasos, esos pasos que día a día vamos recogiendo, guardando , empaquetando y subiéndolos a nuestras espaldas porque se cansan y lastiman; se cansan de esperar otros caminos y senderos. Se cansan de posarse debajo de las puertas esperando las encomiendas; el cartero con sus cartas y los libros que ahora casi nunca llegan con el olor a libro y papel. Esta es la casa que quiero, la que habito ahora, las otras se fueron desdibujando entre los recuerdos; los recuerdos amarillos por el tiempo, amarillos como las hojas de otoño, siempre amarillos color arena, amarillos color tristeza, amarillos color de lo eterno.

teresa.

Cd. Bolívar, 30 de abril, 2010.


Sesenta segundos para recorrerla. GABRIELA ABEAL,( Argentina)
La casa negra.

Casa de martirios, muebles de tristeza, paredes de angustia, parques de tiniebla.
Los muertos se agitan, odian los placares, a gritos reclaman cantar sus defensas.
Lagos de serpientes.
Mares de desdicha.
Ríos sin memoria.
Cuencos con tormenta.
Lleven sus historias a la casa oscura, el aire está espeso de viejas promesas.
Las habitaciones sufren de nostalgia, los grifos destilan las fétidas penas.
La casa está triste, no busquen colores, nutre sus cimientos con la sangre fresca.
No existen ventanas, rechinan las puertas. Arterias raídas son las viejas rejas.
Relojes de incienso. Las camas son tumbas.
Sesenta segundos consumen tus fuerzas.


Sesenta segundos para recorrerla.
Sin salida

¿Quién sopló las velas? Cambió los cerrojos.
Los gritos perturban la sangre en las venas.
Dónde es la salida, quién nos acompaña.
¿La casa está viva? Acecha siniestra.
¡Busquen en cajones, cerillos y lámparas!
¡No tengan temor, que crece su fuerza!
Rasguñen paredes, no olviden los sueños.
Soplen las cenizas, quítense las vendas.

Sesenta segundos para recorrerla.

Hacia la luz

Si la casa puede, comerá sus almas.
No le den la espalda. No quieran correrla.
Abran bien los ojos, caminen con calma.
La casa no entiende de verdes praderas.
No jueguen al mago. Conoce de trucos.
Utilicen verbos. Canten con presteza.
El aire está sucio. Respiren con ganas.
Sean alquimistas. Sabios sin fronteras.
Si la casa intuye que pueden ganarle.
Correrá su odio. Lanzará condenas.
Hay que ser astuto. Buscar sus raíces.
Córtalas de cuajo, sembrarles poemas.


Sesenta segundos.
Cambian la historia

No olviden si salen.
Que el tiempo es un círculo.
Reencarnan los muertos.
La casa no existe.
Los miedos regresan.

Gabriela Abeal