Saturday, July 24, 2010

EL LIBERTADOR...


NACIDO MAÑANA

Silvio Orta Cabrera
Escribo esta nota porque en 1783, en fecha como la de mañana, sábado 24 de julio, pero en jueves, nació el ciudadano Simón Bolívar. El suceso ocurrió en una Caracas señalada para altos designios desde cuando sus pobladores, reunidos en cabildo hace 200 años, proclamaron su voluntad de ser libres, en una nación independiente y soberana, lo cual ratificó en 1811 la mayoría de los demás venezolanos representados con pluralidad en el primer congreso nacional.
Eran tiempos en que cabildos y congreso se alumbraban con moral y luces, y en sus reuniones debatían con densidad y altura ediles y diputados entre los cuales no eran pocos los sabios e ilustrados –Roscio, Múñoz Tebar, Coto Pául– que, por lo mismo, declararon a aquellas dos como las primeras necesidades que debían atenderse a fin de construir repúblicas donde la paz, el respeto a las leyes democráticas y la suma de la mayor felicidad posible fuesen la meta de los gobernantes.
Murió Bolívar, por vez primera, el viernes 17 de diciembre de 1830. Murió por causa natural según diversos testimonios personales y opiniones científicas confiables, cuando apenas contaba 47 años, edad escasa incluso para la época, por lo que se le atribuye el sino de la temprana muerte de los románticos, en su caso debida a la llamada “enfermedad romántica del siglo XIX”.
En su agitado estar entre nosotros sufrió varios atentados por causas de índole diversa, que incluyen pasiones de amor y su pasión de libertad. Entre ellos se cuentan el de Jamaica, en 1815, el de El Rincón de los Toros, Guárico, en 1818, y el bogotano del 25 de setiembre de 1828. De todos pudo escapar con vida y a todos pudo verlos con naturalidad pese a la diversidad de momentos en que sucedieron, pues todos cabían en lo que en ejercicio de su libre albedrío escogiera como su vivir.
Hoy día, sin embargo, vuelve a ser objeto de un especial atentado cuyo momento cúspide, hasta ahora, lo constituye su reciente exhumación, una segunda muerte, acción entre circense y ocultista que en vano intentan justificar sus perpetradores agitando oropeles bicentenarios, ofreciendo áureos sarcófagos y compitiendo en tan desaforadas como farrucas expresiones. Mas a nadie escapa que se trata de otro ocultamiento de la ineptitud , la corrupción y las pudriciones que la adicción al poder totalitario han inflado hasta el punto del reventón.
Bolívar no necesita desagravios. Se basta a sí mismo. Lo mejor de sí mismo, escapará con vida renovada al atentado en muerte que cometen los parásitos de su gloria. Para ello, atentos al reclamo del momento histórico, debemos potenciar la unidad nacional y así alcanzar una victoria significativa el próximo 26 de setiembre. Significativa porque marcará el retorno y puesta en futuro de aquella voluntad de ser libres en una nación próspera, independiente y soberana, proclamada hace doscientos años por legisladores honestos, sabios e ilustrados. Entre ellos, el ciudadano Simón Bolívar, nacido mañana.
Cumaná, Miércoles, 21 de julio de 2010
El Tiempo, viernes 23 de julio de 2010.

2 comments:

Valeria Michur said...

Teresa, te felicito tu forma de ExpresArte , this y realidad Que me hace reflexionar comentas , la soja uruguaya escritora y ademas museóloga , te invito una Que visites mi blog . Eres valiente en tu Comentario , ¡ adelante ! , y gracias Porque puedo " to study Más sobre La Vida de Este ilustre libertador .
Con Afecto .
Valeria.

teresa coraspe said...

Valeria: Gracias por tus palabras, pero no me corresponden a mi sino al Profesor Silvio Orta, sólo reproduje su artículo para mi blog. De todos modos gracias y estoy a tu orden en:
teresacoraspe@gmail.com
y en www.arteliteral.com donde tengo mi página Ojo de Buho. Un saludo. Revisaré tu blog.