Monday, January 28, 2008

Un poema de Gabriela Abeal (Argentina)











Gabriela: Al fin va tu poema, ese que tenía guardado y esperaba en un pequeño rincón del Archivo; si esperaba era porque tenía la oportunidad de un viaje y llegó; así como llegan los pasajeros que se retrasan, no porque ellos lo quisieron, sino porque tenía que ser así: y vino en Enero, quizás finalizando, pero, ¿acaso esto importa?.....TC



Para que tú me oigas

mis palabras se adelgazan a veces...

(Pablo Neruda)

se hacen ágiles
endebles, etéreas como el viento.
Es ahí,
cuando yo regreso a mis orígenes
para no volver a engendrar
señales mudas, vocablos sordos,
verbos sin destino.
No es problema de mi boca,
ni de la articulación de las falanges,
ni que tenga un laberinto sin salida
en alguna zona de mi cuerpo
comprometida con tu carne.
Mis señales se desnutren,
se pierden, se debilitan,
porque tú
construiste un muro,
un escudo impenetrable.

31 de Diciembre de 2007 (Gabriela Abeal)

3 comments:

vocesdehoy said...

Lindo Gabriela..¨en alguna zona de mi cuerpo comprometida con tu carne.¨
En general un ritmo elocuente y armonioso, que deja el sabor de una buena poesía.

Un abrazo
PPP

Gabriela said...

Acaso importa? luego que algo esperado llega, importa en que momento se dio.

Gracias, Teresa, por tenerme siempre presente en tu espacio, por tu calidez y amistad.

Me gustó la imagen que elegiste.

Nuevamente gracias y seguimos en contacto.

Gabriela Abeal

Gabriela said...

Estimado PPP: Gracias por tu lectura y palabras.

Gabriela Abeal.