Wednesday, February 13, 2008

Desde el recuerdo: Marietta Cuesta, Ecuador.


POESÍA...POESÍA...POESÍA...


C O M O P A J A R O H E R I D O (A mi planeta Tierra)
Autora: Marietta Cuesta Rodríguez
Desde Cuenca -Ecuador
E-mail
marietta@etapaonline.net.ec

Beso tu suelo oscuro
de vientre prodigioso.
Beso tu ala de arcilla ocre-dúctil y dócil.
Beso el arena tibia
de tus playas doradas
la gema de tus lagos
nutridos de luceros
el bramar de los mares con crestas
ondulantes
el cristal de tus ríos
caballos desbocados que trotan por ciudades
por puertos, por laderas...

Beso el verde-violeta del monte
en la distancia y la flor más sencilla
y el humus de la selva,
beso la piedra dura
la roca sensitiva
porque bajo la piedra-madre-natura-canta.
Beso tu estrellla oblicua
tus puntos cardinales
tu rosa de los vientos
tu brújula encendida de venas minerales.

Amo el rocío-perla-suspiro de las flores
y la hoja-porfiada que en el árbol se aferra
como PAJARO HERIDO
que al colgarse en el aíre se vuelve mariposa
y bendigo el aroma de tus frutos maduros
el putpurrí del bosque
la sombra del ramaje
la fragancia de mayo de oscuros
capulíes
y retamales de oro.

Y bendigo el vaivén del trigo y los maizales
la abeja zumbambera de los cañaverales
el jacaranda en grana
la orquídea temerosa
y el musgo que la acoge.
Te amo, por generosa, constante , previsora
por remendar laderas de todos los colores.
Amo la hierbabuena, tu melena de sauce
el estero montubio, tus manglares
la fina estalagtita de cuarzo
de la nieve
y TODO cuánto existe en tu GEOGRAFIA.

Eres como una madre
acogedora y tierna del pez inquieto
y ágil
del ave
de la liebre
del águila
del cóndor.

AMO la vid
y el vino de tu fuente tranquila
donde abreva el rebaño,
tu alegría en mazorca
los timbales del viento, tus nidos, tu desierto.

Te amo MADRE-TIERRA ! Paisaje
luz
y vida
del hombre que te encela
te quema
te desflora
te asfixia
te depreda
y muy de tarde en tarde, un poco te renueva.


Cielos Verdes
Autora : Marietta Cuesta Rodrìguez
desde Cuenca-Ecuador

Rosas lilas del prado,
enamoradas de los cielos verdes
bebo en la fuente de tus negros -ojos
y me pierdo en mareas consternadas
prendiendo inquietamente entre las olas
un ruiseñor con canto de cigarras,
instalo mis rocìos en el tiempo
y cual sediento girasol-agreste
encarcelo el deseo que sin rumbo
querìa revolar a tu morada.

Lo dejé en libertad
y

no estabas...

1 comment:

vocesdehoy said...

Hermoso y sublime. Es único y generoso ese amor puro a la patria.

Me gustó mucho.