Sunday, March 02, 2008

Del libro: Este silencio, siempre (publicado en 1991)




"...volví espontáneamente a la soledad, mucho antes
del término de mi juventud,retirándome a esta mi
ciudad nativa, lejana del progreso, asentada en una
comarca apática y neutral. Desde entonces no he
dejado esta mansión de colgaduras y de sombras..."

José Antonio Ramos Sucre.


La casa de sombras
teresa coraspe.


Esta es la casa donde moran los muertos.
Se pasean por la habitación con su mundo de sombras.
En las madrugadas tras los insomnios me pongo a conversar
con ellos. Conversacion mínima en el tiempo. Al amanecer
deben despedirse y no dejan que los acompañe a su sitio de
retiro. Nos besamos en forma leve, sin abrazos y es como
rozar un lirio. Decimos hasta mañana y las veinticuatro
horas son una eternidad. He aprendido mucho de la vida
de los muertos. Son como recuerdos. Se aparecen de distinta
forma cada noche. Tomamos vino y escuchamos a Bach. Tienen
un oído especial para la música. Me desespera no poder percibir
el peso de sus cuerpos, ¡tan leves!. Tengo que recorrer cada
rincón de la habitacion para ver qué lugar ocupan. Es obsesiva
la delicia de poder mirarlos. Oir como es tan lenta su respiración.
¡Cómo sonríen!. Lo que más me causa placer es el delirio de su
mirada, especialmente cuando miran de frente. Su magnetismo
es inexplicable. Lo cierto es que estoy cautiva y no admito
conversar sino en las madrugadas. Soy entonces la que visita
los cementerios. Traspongo las palabras. Enmudezco. Una noche
me propusieron cerrar la habitación tres meses y que durmiera
todo ese tiempo. Tuvieron temor a la soledad, al encierro de tantos
días. No pudimos ponernos de acuerdo. Levito para descubrir
el misterio de su mundo. No responden preguntas, callan. Sólo
quieren conversar, sobre todo no estar solos. Pienso qué sucedería
cuando se acostumbren al eterno silencio y no quieran volver;
cuando interrogue a esta habitación por su presencia y no
obtenga sino como respuesta este largo silencio sobre la noche.


"...bajo su hechizo reposaré eternamente
y no lamentaré más la ofendida belleza
ni el imposible amor..." J.A. Ramos Sucre.


3 comments:

vocesdehoy said...

Tere;es algo descomunalmente hermoso, con un lirismo subrealista impresionante, pero totalmente lucido a la presencia infinta de la soledad.

Un gran ABRAZO

teresa coraspe said...

Pedro: en realidad quería dedicártelo, pero con el asunto de la imagen no supe retroceder; esa "vaina" que siempre pasa. Luego es para ti y punto, porque sabía que iba a gustarte; cuando no tenemos amigos ni a nadie, tenemos nuestros fantasmas que nos acompañan. También otro abrazo. Tere.

Gabriela said...

Muy bueno, con mística, atrapa.

Cariños...Gabriela.